escudo blanco

Instituto del
Verbo Encarnado.

Enseñorear para Cristo todo lo auténticamente humano

«Aspiramos a formar para la Iglesia Católica sacerdotes según el Corazón de Cristo: que abreven su espíritu en la Palabra de Dios, serviciales con el prójimo, solidarios con todo necesitado, promotores del laicado, con gran capacidad de diálogo, sin crisis de identidad, deseosos de la formación permanente, abandonados a la Providencia, amantes de la liturgia católica, predicadores incansables, ‘caudalosos de espíritu’…».

Constituciones 231

Elementos "no negociables"

La Familia Religiosa del Verbo Encarnado

Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará

La rama femenina de la Familia Religiosa del Verbo Encarnado

Tercera Orden Secular

Los laicos que forman parte de nuestra Familia Religiosa.

El escudo del Instituto y su significado

Escudo La cruz roja:
Toda obra toma su fuerza de la sangre de Cristo derramada por nuestra redención.
El fondo blanco:
Símbolo de la pureza
de todas las obras hechas
sólo por Dios.
La corona:
Representa la realeza
de Cristo.
El rosario:
Es nuestra devoción a la Virgen María,
su materna protección, su presencia
en nuestras vidas y en las obras
apostólicas.
La espada:
Nuestra misión es predicar: "Tendrán en sus bocas la espada de dos filos de la Palabra de Dios".
Las letras:
Quieren decir Verbum Caro Factum Est
(el Verbo se hizo carne),
porque somos la Familia
Religiosa del Verbo Encarnado.
Las tres llamas:
Son los tres consejos
evangélicos que profesamos al
consagrarnos (votos de pobreza,
castidad y obediencia).
El lirio (flor de lis):
Significa nuestro cuarto voto
de consagración a la
Virgen María en Materna
Esclavitud de amor.

Subscríbete a nuestro servicio de correos